Las mujeres alrededor de los cincuenta años vivimos una época de cambios. Más allá del abordaje puramente biológico y hormonal del climaterio y la menopausia hay realidades más profundas e intensas. Nos nos medimos solamente  por la falta de ciclos, o por la pérdida de la fertilidad biológica. Nos medimos, más bien, por el proceso de transformación personal, por la recolocación de nuestra identidad, por la ganancia de otro tipo de fertilidad, otra manera de vivir el cuerpo, otra vivencia del placer, la sexualidad, las relaciones, los proyectos vitales…

Es precisamente en un grupo de iguales donde estos descubrimientos, nuestras vivencias, nuestras pérdidas, nuestras ganancias, pueden formularse, resonar, escucharse, ser acogidas. Construimos así nuestra propia historia, acogemos lo que somos y proyectamos lo que queremos ser desde la perspectiva de la madurez obtenida y el saber acumulado.

Por todo ello, si estás en torno a los cincuenta años, te invito a formar parte de este grupo y compartir la riqueza de esta etapa vital.

Tienes toda la información en este enlace: Mujeres de Lirio y Malva